Saltar al contenido

Mascarillas de Protección

A la hora de determinar que mascarilla de protección debemos elegir para evitar contagiarnos y evitar contagiar a los demás debemos distinguir entre varios tipos de mascarillas.

MASCARILLAS CASERAS

Debido a la escasez de mascarillas quirúrgicas, muchas personas han recurrido a hacer la suya o a comprar las hechas en casa.

Según la tela y el proceso de fabricación, una mascarilla casera a veces puede proteger igual que una versión quirúrgica.

MASCARILLAS CASERAS

A la hora de hacer una mascarilla casera debemos procurar que el material de construcción tenga una densidad adecuada para atrapar las partículas virales.

Se pueden usar materiales como la tela de una camiseta hecha con un alto contenido de algodón, franelas, etc.

Si compramos alguna mascarilla casera debemos fijarnos en que tenga al menos dos capas de tejido, que cubra la nariz y la barbilla, que las cintas de ajuste sean correctas, etc.

MASCARILLAS CASERAS CON FILTRO

Es una mascarilla casera pero con un bolsillo cosido para alojar un filtro.

El filtro puede ser un filtro de cafe, de carbón activo, papel de cocina en varias capas, etc.

MASCARILLAS HIGIÉNICAS

No están diseñadas para proteger de ningún riesgo.

Podemos encontrar dos tipo de mascarillas quirúrgicas o higiénicas:

  • Mascarillas higiénicas no reutilizables: son las que se rigen por la especificación UNE 0064-1 y UNE 0064-2, la primera para adultos y la segunda para niños. En este caso, su propio nombre lo indica: son de un solo uso.
  • Mascarillas higiénicas reutilizables: son las que se rigen por la especificación UNE 0065 y existen tanto para adultos como para niños. En este caso, como su propio nombre indica son reutilizables, aunque para que así lo sean hay que fabricarlas con una serie de materiales que se puedan reutilizar.
MASCARILLAS HIGIÉNICA

 El objetivo del uso de las mascarillas quirúrgicas es intentar reducir el riesgo de transmisión del virus desde la boca y la nariz del usuario no enfermo o asintomático.

MASCARILLAS QUIRÚRGICAS

Son las más comunes y son las que vemos en ambientes clínicos y sanitarios. Tiene como objetivo proteger al paciente de una posible contaminación del personal sanitario y que el aire exhalado sea filtrado lo máximo posible para evitar contaminar a las personas que tenemos cerca.

Las mascarillas quirúrgicas o de grado médico tienen varias presentaciones y son menos efectivas que las N95. Algunas filtran entre un 60 y un 80 por ciento de partículas pequeñas en las condiciones presentes en un laboratorio. Usadas de manera adecuada, pueden servir para evitar la propagación del coronavirus.

MASCARILLAS QUIRÚRGICAS

Las mascarillas quirúrgicas no están diseñadas para filtrar el aire inhalado, no pueden considerarse EPI (Equipo de Protección Individual, de acuerdo con el Real Decreto 773/1997), porque no busca filtrar el aire que respiramos sino filtrar el aire que expulsamos durante la respiración, al toser o estornudar. se recomienda su uso en personas diagnosticadas con coronavirus.

Las mascarillas quirúrgicas están hechas de capas de tela sintética respirable, parecida al papel, cortada en forma rectangular y con pliegues que sirven para expandirla y ajustarla mejor al rostro. Son desechables y están diseñadas para usarse tan solo una vez.

Estas mascarillas son desechables (de un solo uso) y no son consideradas EPI ya que no proporcionan un nivel seguro de protección frente a la inhalacion de agentes contaminantes, aunque sí son consideradas producto sanitario (PS)

MASCARILLAS N95

Las mascarillas de tipo N95 son uno de los tipos de mascarillas más reconocibles y eficaces.

N95 quiere decir que puede bloquear al menos un 95 por ciento de las partículas diminutas más difíciles de capturar: 0,3 micras. El pelo promedio humano mide entre 70 y 100 micras de ancho.

MASCARILLAS N95

MASCARILLAS AUTOFILTRANTES

Las mascarillas que sí es EPI (equipo de protección individual) cumplen otros requisitos de control y normas (Real Decreto 1407/2009), porque su finalidad es filtrar el aire inhalado, evitando que los contaminantes entren en nuestro sistema respiratorio.

Estas mascarillas contienen un filtro de micropartículas que protegen al usuario de la inhalación de determinados contaminantes en el ambiente, como agentes patógenos, químicos, antibióticos., etc. pero no protegen frente a gases ni vapores. Estas sí que se consideran equipo EPI, y se clasifican en base a su rendimiento.

Tal y como indican las autoridades, utilizadas de forma adecuada proporcionan un nivel válido de protección frente a la inhalación de partículas. ¿Cuándo se usan estas y quiénes deben usarlas? 

TIPOS DE MASCARILLAS AUTOFILTRANTES:

  • Mascarillas FFP1: Eficacia de filtración mínima del 78%, y un porcentaje de fuga hacia el interior máximo del 22%. No se recomiendan para uso médico, y se suelen utilizar frente a partículas de material inerte.
MASCARILLAS  ffp1
  • Mascarillas FFP2: Eficacia de filtración mínima del 92% , con un porcentaje de fuga hacia el interior máximo del 8%. Estas mascarillas se usan frente a aerosoles de baja o moderada toxicidad.
MASCARILLAS  ffp2
  • Mascarillas FFP3: Eficacia de filtración mínima del 98%, mientras que el porcentaje de fuga hacia el interior es solo del 2%. Estas son las recomendadas ante aerosoles de alta toxicidad. Según el Ministerio de Sanidad estas son las mascarillas recomendadas para el personal sanitario que atienda en situaciones en las que se generen aerosoles que favorecen el contagio.
MASCARILLAS  ffp3

Las mascarillas autofiltrantes se pueden limpiar y siempre que veamos impreso en la misma la letra “R” siginificará que son reutilizables. Solo se debe limpiar y desinfectar el ajuste con la cara, nunca el material filtrante.

CLASE DE PROTECCIÓN % RETENCIÓN (% FUGA) Factor Protección Nominal
FFP1 78% (22%) 4
FFP2 92 % (8%) 12
FFP3 98 % (2%) 50

¿Cómo podemos comprobar el ajuste correcto de la mascarilla?

Es importante que la mascarilla sea la adecuada para el riesgo frente al que nos protegemos, y que se ajuste a nuestras características físicas.

La mascarilla debe ser adecuada a nuestra fisionomía, a nuestra cara y debe ajustarse perfectamente para evitar que el aire que pueda estar contaminado penetre entre nuestra cara y la mascarilla.

Es muy importante concienciar sobre la comprobación de un buen ajuste en la mascarilla, porque si no ajusta bien no protege. Debemos ser capaces, por tanto, de sensibilizar a los responsables o mandos para que tengan en cuenta:

  • El nivel de protección de la persona en función de sus características físicas.
  • La selección del equipo que se ajuste mejor al usuario en cuanto a tallas y a modelos.
  • La importancia de un ajuste correcto mediante un test de ajuste

Métodos para comprobar el correcto ajuste realizando siete ejercicios:

  • Respirar de forma normal.
  • Respirar profundamente.
  • Mover la cabeza de un lado a otro.
  • Mover la cabeza arriba y abajo.
  • Leer o hablar en voz alta.
  • Flexionar el cuerpo por la cintura.
  • Volver a respirar de forma normal.

RECOMENDACIONES EN EL USO DE MASCARILLAS DE PROTECCIÓN:

  • Antes de colocarse la mascarilla, es recomendable lavarse las manos con agua y jabón o con un gel desinfectante a base de alcohol.
  • La mascarilla debe colocarse de forma que cubra la boca y la nariz y fijarla firmemente para que no existan espacios de separación en la cara.
  • Mientras se lleva puesta debemos evitar tocarla. Si en algún momento se toca, hay que lavarse las manos de nuevo.
  • Si la mascarilla está húmeda, hay que retirársela y sustituirla por una limpia y seca. Si no es reutilizable, la mascarilla que se ha quitado habrá que descartarla y tirarla al contenedor correspondiente.
  • Para quitarse la mascarilla, hay que hacerlo siempre por la parte de atrás, para no tocar la delantera: desatarla desde la nuca sin tocar la parte frontal o retirar las gomas de una oreja y luego de la otra, pero siempre sin tocar la parte frontal de la misma.
  • Cada vez que se tira una mascarilla, sea reutilizable o no, hay que volver a lavarse las manos con agua y jabón o con un gel desinfectante.

PREGUNTAS FRECUENTES Y DUDAS SOBRE MASCARILLAS DE PROTECCIÓN

¿Protegen más las que tienen válvula?

Las mascarillas con filtro pueden tener o no válvula de exhalación cuya finalidad es minimizar la humedad dentro de la mascarilla. Evidentemente esto redunda en una mayor comodidad para el usuario ya que dan sensación de menor resistencia al respirar. La capacidad de filtrado es la misma.

¿Qué mascarillas se pueden reutilizar?

Ni las mascarillas de protección quirúrgicas ni las que lleven filtro se pueden reutilizar.

Se pueden reutilizar las mascarillas tipo N95, FFP1, FFP2 y FFP3. Para reutilizar las mascarillas de protección el Ministerio de Sanidad recomienda dos métodos:

  • Lavado y desinfección con detergente normal y agua a temperatura entre 60 grados y 90 grados en la lavadora.
  • Sumergiendo la mascarilla en una disolución de agua con lejía 1:50, esto es una parte de lejía por media parte de agua y con agua tibia durante un periodo de tiempo de 30 minutos.

¿Podemos utilizar mascarillas caseras?

En última instancia y si no disponemos de ningún otro medio de protección.

Las mascarillas de protección caseras unicamente servirán evitar el contagio a los demás y nunca como medio de auto protección.

¿Qué tipo de mascarillas deben utilizar los niños?

La especificación UNE 0064 también define cómo deben ser las mascarillas higiénicas destinadas a niños de edades comprendidas entre 3 años y 12 años sin síntomas

El Ministerio de Sanidad aún no ha publicado una recomendación oficial en su página web respecto a cómo y cuándo deben usarse en menores.

En principio los niños siguen las mismas recomendaciones que los adultos pero con mascarillas de protección de menor tamaño.

Compartir: