Saltar al contenido

Técnicas de Medición de Ozono

Para poder determinar la cantidad de ozono existente en el aire o en el agua se requiere de medidores de ozono y el uso de técnicas de medición de ozono.

TÉCNICAS DE MEDICIÓN DE OZONO

Los medidores de ozono se aplican esencialmente en la técnica medioambiental, aunque también se usan en procesos industriales. Por ello y especialmente los medidores de ozono en agua son imprescindibles en el tratamiento de aguas o en instalaciones de reciclaje, como por ejemplo en procesos de desinfección. El manejo es muy sencillo.

La recalibración de este tipo de aparatos puede ser realizada por el usuario en cualquier momento. Los medidores de ozono en aire requieren una calibración más complicada.

Medidores de ozono

Según el estándar, un sensor funciona dos años con resultados óptimos (con escasa variación) antes de tener que ser cambiado. En el caso de los medidores de ozono en aire, disponemos de aparatos empleados exclusivamente para medir Ozono.

Todos los medidores de ozono, tanto en agua como en aire, pueden ser fijos o portátiles; los portátiles son de fácil manejo están diseñados que ya especialmente para operarios encargados de efectuar las mediciones, pudiendo estos llevarlos a cualquier lugar en el que deban medir.

1.-Medida de ozono directo:

En cualquier instalación de ozono, a fin de garantizar la seguridad del sistema frente a fugas, deben incluirse detectores específicos para este gas.

La forma más básica de controlar el ozono en aire es mediante colorimetría, con tiras reactivas de yoduro de potasio que se vuelven azules a su contacto, pero no es un método específico, ya que la prueba da positivo con la mayoría de los oxidantes.

Para realizar un control efectivo continuado se suelen utilizar acumuladores electroquímicos, fotometría de ultravioletas o quimioluminiscencia, conectando el dispositivo de detección elegido a un sistema de alarma que actúe cuando se alcancen ciertas concentraciones.

2.-Medida de ozono indirecto:

La medida de potencial REDOX es usada para tratamientos de desinfección de aguas como mediada indirecta de la cantidad de ozono disuelto que puede tener un agua.

La capacidad de oxidación de una sustancia viene definida por su potencial redox,

Redox se refiere a la carga eléctrica de una molécula formada en una reacción química de oxidación-reducción, y se encuentra disuelta en un medio acuoso.

Se denomina reacción de reducción-oxidación, de óxido-reducción o simplemente reacción redox, a toda reacción química en la que uno o más electrones se transfieren entre los reactivos, provocando un cambio en sus estados de oxidación.

Para que exista una reacción de reducción-oxidación, en el sistema debe haber un elemento que ceda electrones, y otro que los acepte.

El agente oxidante es aquel elemento químico que tiende a captar esos electrones, quedando con un estado de oxidación inferior al que tenía, es decir, siendo reducido. (en nuestro caso, el ozono).

El agente reductor es aquel elemento químico que suministra electrones de su estructura química al medio, aumentando su estado de oxidación, es decir siendo oxidado.

Un alto potencial redox en agua garantiza su pureza, al constituir éste un valor que determina el nivel de eficacia de ese agua en la eliminación de los microorganismos presentes en ella, ya que la base de la acción bactericida de un agente es la oxidación de componentes fundamentales para la supervivencia de los microorganismos.

También se debe al alto nivel de potencial redox la escasa presencia de materia organica.

Un aspecto importante del potencial redox es su interrelación con el a concepto de esterilización, habiéndose establecido el efecto esterilizante a 750mV.

El potencial redox es un indicador del grado de contaminación de un agua y del poder germicida de la misma.

Un potencial redox de 200 mV, indica que toda la gama de gérmenes posibles está presente en dicho agua, Sin embargo, simplemente pasando de 200 a 300 mV, los gérmenes se reducen del 90% al 10%. Si se aumenta el potencial a 400 mV, únicamente el 1% de los gérmenes originales estará presente.

Las redes urbanas de agua potable trabajan, por ley, con valores superiores a 700 mV.

El ozono, como agente oxidante, constituye uno de los más eficaces desinfectantes, al ser su potencial de oxidación de 2.070 mV frente a los 1.360 mV del cloro.

Los medidores de ozono disuelto (medida directa del ozono) suelen ser dispositivos de mayor coste económico, por lo que se tiende a trabajar con la medida del Redox en instalaciones más sencillas.

Compartir: